UA-112737146-1
914 550 025

Los implantes dentales son unas piezas de metal que se ubican mediante procedimiento quirúrgico en los huesos maxilares, debajo de las encías, simulando una raíz. El odontólogo coloca una corona sobre ellos, que puede estar atornillada o cementada. El implante se une al hueso con una alta tasa de éxito (sobre el 99%), que hace que sean uno de los tratamientos mas fiables de la odontología contemporánea.

Los implantes dentales se integran en el hueso maxilar proporcionando un soporte estable para los dientes creados a medida. Las prótesis y los puentes colocados sobre los implantes no se deslizan en la boca, lo cual es una ventaja especialmente importante para la masticación y el habla. Esta adaptación ayuda a que las prótesis y los puentes (así como las coronas individuales colocadas sobre los implantes) se sientan más naturales que los convencionales.

Implantes dentales: tratamiento fiable

Una de las ventajas que tienen los implantes dentales es su alta fiabilidad, que lo convierten en un tratamiento muy seguro, que sustituye frecuentemente a las coronas y puentes convencionales. Ya que no es necesario modificar dientes adyacentes para cubrir espacios edentulos, los implantes dentales son el modelo de tratamiento idóneo a seguir.

Otra de las ventajas que presentan los implantes dentales es que no son susceptible de padecer caries o fracturas, por lo que es una forma optima de sustituir los dientes perdidos. También los pacientes con dentaduras se pueden beneficiar de los implantes, puesto que mediante unos ataches específicos la dentadura se fija a los implantes y esta permanece inmóvil como los dientes naturales.

Para recibir implantes dentales es totalmente necesario tener en primer lugar las encías sanas y en segundo el hueso adecuado que soporte el implante. El paciente además debe asumir en todo el momento el compromiso de mantener sanas estas estructuras.